Hábito


Mantas o telas: tienen una dignidad especial, porque son semejanza del Señor Jesús que se despojó de sus vestiduras y se ciñe de una toalla para lavar los pies de sus apóstoles. Así mismo nosotros nos despojamos de nuestra habitual vestidura para revestirnos de servicio. Cada vez que se usa, el mismo Jesús se encarna y se ciñe para prestar su servicio de cruz.

Vestidura de los pilares y religiosos: vestidura a manera de túnica con mangas largas y amplias que extendidas forman el signo de la cruz. Cae desde los hombros hasta los tobillos, con un prense central amplio en pecho y espalda, como compuesto por tres partes (izquierda, derecha, central). Significan la presencia de Dios trinitario y la cruz de Jesús que fue escoltada por los ladrones en el calvario.

Los colores: azul y blanco representan la divinidad y la humanidad; el pecado y la gracia; la oscuridad y la luz; la suciedad y la limpieza no solo física sino espiritual, un servidor y un servido. El remate lateral en el cuello con botones refleja el costado abierto de Jesús. Pueden ser 3 botones grandes o 7 pequeños. 7 botones, 7 fundadores, 7 pilares, 7 sacramentos, 7 obras de misericordia corporales, etc. O 3 botones; 3 clavos; la trinidad; fe, esperanza y caridad; humildad, obediencia y servicio.

Escapulario


Escapulario: tiene cortes rectos y cae desde los hombros sobre pecho y espalda hasta la media pierna o hasta el medio muslo. Puede ir suelta o amarrada a la cintura. Tiene en su interior 2 pedazos de tela de color púrpura o rojo en forma de cruz, que son imagen de su sangre redentora que cae dulcemente y son el signo vivo y amoroso de su redención.

Cada vez que se usa este escapulario nos guardamos en la sangre preciosa de Jesús.

Brida: Distintivo franciscano, que es signo de templanza y a imagen de Cristo atado y ceñido en el cumplimiento de su humilde servicio. Puede ser trenzada con hilos rojos y puede ir rematada con 3 o 7 nudos. Cada vez que se usa es Cristo quien nos sostiene.

Escudo


Donum Christi: el servicio es el don de Cristo para nosotros.

Sol: con 14 rayos grandes divididos en dos grupos de siete. Sol que representa a aquel que enviado del cielo por el Padre es la luz y el calor del amor que debemos seguir.

Un corazón: a imagen del corazón amoroso de la santa Madre, la Virgen María, siempre dispuesta con su sí.

Una hostia: circundada de 33 rayos pequeños, presencia viva y perenne de Jesucristo resucitado y divina promesa de salvación.

Una corona de espinas: Entretejida en tres tallos que representan la humildad, la obediencia y el servicio por amor a Dios, Padre creador.

10 Corazones pequeños: Simbolizan el amor de los servidores al Servidor. 3 corazones, la trinidad; 3 virtudes teologales; 3 clavos. 7 corazones; 7 fundadores; 7 pilares; 7 sacramentos.

14 rayos: 7 obras de misericordia materiales y 7 obras espirituales. Hijos de Padre Pio: Bajo el carisma y el amparo del Santo Padre Pío.

Cruz Eucarística


Elaborada de dos tipos de madera que se encontraban en el huerto de los olivos. Tiene en el centro una hostia rodeada por 14 rayos que simbolizan las 7 obras de misericordia materiales y las 7 obras de misericordia espirituales. Su forma es de cruz latina, usada antiguamente en la edificación de iglesias y catedrales. Del centro se desprenden hacia los cuatro puntos de la cruz, como granos de trigo que se extienden hacía los cuatro puntos cardinales, y que representan la presencia de los servidores en todo el mundo, que son como semillas y que dan abundante fruto.

Por el respaldo de la cruz se encuentra en un pequeño orificio un pedazo de tela. Alrededor la inscripción “Ex Indumentatis Di Padre Pio” que significa una parte del hábito de Padre Pío. En la parte inferior una “M” atravesada por una cruz (Símbolo Mariano) y dos corazones que simbolizan la presencia perenne de la Virgen María en la vida de un servidor.