Somos una asociación de fieles laicos sin ánimo de lucro pertenecientes a la Iglesia católica, apostólica y romana


Nuestro carisma

El carisma que sustenta y da vida a la comunidad se llama “servicio”


El servicio a Cristo que vive en el hermano necesitado. Es el servicio a ejemplo del buen samaritano, sirviendo a los más pobres, a los abandonados en las calles, a los niños, mujeres, hombres y ancianos necesitados, pero también ayudando a descubrir en el hombre su capacidad de servicio que lo conduce al camino de salvación.

¿Cómo deseamos actuar?


  • Solicitando la asesoría de nuestros Obispos, el consejo de nuestros sacerdotes y la instrucción de directores espirituales.
  • Invitando a nuestros hermanos seglares y laicos comprometidos al servicio en acciones pastorales concretas mediante la ayuda mutua, la colaboración y el trabajo solidario.
  • Requiriendo asesoría y ayuda material a todas aquellas instituciones estatales o privadas que por su función o por su misión puedan aportar elementos necesarios para el logro de las metas de la Comunidad.
  • Alcanzando la ayuda espiritual y material de las comunidades laicas orantes (parroquias o grupos de oración) que no posean una causa propia de servicio comunitario.

¿Cómo y dónde lo ejercemos?


El apostolado comienza en la oración y continúa en el servicio. Únicamente precisa querer hacer la voluntad de Dios. El apostolado, además, implica asistir a un servicio por lo menos una vez a la semana y que la vida propia se transforme en oración. En ese mismo sentido, es necesario, por lo menos una vez a la semana, reunirse como comunidad para orar en la presencia del Santísimo Sacramento.

En cuanto a las prácticas de los servicios, por ser varios, es fundamental coordinarlos y agruparlos en puntos de servicio. Un punto de servicio es el lugar designado para servir y pueden ser:

  • Un patio, el cuál es el lugar donde conviven los habitantes de calle o miseritos, como la comunidad les llama a todas las personas que son necesitadas de la misericordia de Dios. En este punto de servicio a los miseritos se les provee de un alimento material y especialmente un alimento espiritual que se sustenta en la palabra de Dios y en el abrazo fraterno.
  • Una casa, comedor o albergue donde se les provee el almuerzo diario a una población necesitada, como niños, ancianos o miseritos.
  • Un taller específico de formación que incluye panadería, costurero, manualidades, estética, teatro, danza, coros, emisora radial, entre otros talleres de formación humana y espiritual.
  • Un encuentro que posibilita la interacción con niños y jóvenes en las escuelas, colegios y programas de radio por medio de actividades lúdicas y formativas como interpretación musical, teatro, proyección de películas, charlas de formación, retiros espirituales, paseos, excursiones, encuentros juveniles, etc.)
  • La formación para los sacramentos como el bautismo y la confirmación.
  • Proyectos productivos que brindan alternativas a las comunidades necesitadas, como lo son la motivación y proporción de herramientas para el cultivo de huertos autosustentables.
  • Talleres, campañas y programas para los miseritos.
  • Servicio de asistencia médica y odontológica.
  • Asesoría legal.
  • Asesoría y acompañamiento espiritual.

¿Dónde queremos estar?


En toda actividad humanitaria, pero también en el silencio
En los sitios de la ciudad en donde están concentrados los hermanos mendicantes
En los diferentes grupos de oración y acción pastoral de las parroquias
En cada familia orante y en el corazón de cada hombre que ame a Cristo Eucaristía